miércoles, 28 de mayo de 2014

Caserón Abandonado

Esa tarde teníamos previsto visitar un enorme caserón en las proximidades de Orihuela... La Vega Baja es un profundo cofre de tesoros, algunos de ellos y con mucha suerte, no expoliados y cuya situación ha sufrido complicaciones tan sólo por el paso del tiempo: enormes caseríos de la época de la posguerra con varias plantas y que todavía conservan curiosos secretos en sus alacenas... Sin embargo, esa tarde no tuvimos suerte: debido a su ubicación se hizo imposible alcanzar nuestro objetivo, que quedó finalmente pospuesto para semanas venideras, una vez encontráramos un forma de acceder más sencilla y que no tuviera que atravesar campos enteros de cultivo... A veces, modificar la ruta puede suponer encontrar algo inesperado y que puede dar mucho juego... Y eso fue lo que pasó.


Ubicada en la Comunidad Autónoma de Murcia, acceder a este otro caserón no resultó nada fácil... Numerosas vueltas, idas y venidas concluyeron en una vía de servicio, en un camino sin asfaltar y, finalmente, en un caserón de apariencia deplorable... El paso del tiempo no era el culpable de ese estado: la mano humana había jugado un importante papel procediendo ya no sólo a su derribo parcial, sino para convertirlo en un cúmulo de basuras y en el habitáculo perfecto para todas aquellas cosas que parecen ya no servir en una casa cualquiera... A simple vista, es posible comprobar como tanto cristales como puertas y ventanas en general han sido reventados, en algunos casos, dejando agujeros considerables...


Tras tomar algunas fotografías desde el exterior, decidimos poner nuestros pies en alguna de las zonas interiores... En concreto, en la primera planta, a la que ascendimos a través de unas escaleras que se encontraban en el exterior. Fue en ese momento cuando percibimos que esta enorme edificación estaba dividida en varias viviendas diferentes, algo totalmente posterior a su construcción inicial y que puede intuirse gracias a la enorme cantidad de puertas tapiadas y, sobre todo, debido a la imposibilidad de acceder a las distintas zonas desde el interior de la misma... Por lo visto, sus distintos habitantes necesitaban algo de intimidad.


En la planta superior, lo primero con lo que topamos fue un enorme salón... En él, destacaban un enorme armario que todavía conservaba sus puertas y una chimenea destrozada a golpe de mazo. El suelo todavía resistía nuestro peso, y por los detalles en general, la casa no debía llevar construida más de 50 ó 60 años... Todo a nuestro alrededor, curiosamente, estaba cubierto por escombros y, además, medicamentos... Sí: montones de cajas de sustancias desconocidas cuyo precio todavía figuraba en pesetas se amontonaban por todas partes... Algunas de ellas, con contenido... Otras, sin abrir... Curioso, pues.


Rodeando la estancia, encontramos algunas otras... Todas ellas conservando el colorido papel de las paredes. En alguna de ellas, el mobiliario se amontona, demostrando que se trata de habitaciones donde, en su día, constituyeron los aposentos de algún ser humano... Los colchones todavía se hallan dispersos, al igual que el mobiliario en general... ¡Hasta en el baño hay restos de camas de 90! Todo ello, por supuesto, junto a una bonita toalla verde que parece que no se ha movido de ahí en las últimas décadas... La original cocina, compuesta con restos de azulejos de todos los tonos de azul posibles, todavía se encuentra en pie... Es posible que hubiese sido reformada en los últimos años (todavía existen algunos consumibles en su despensa); sin embargo, ahora todo está destrozado.


Junto al armario del salón, una pequeña puerta oculta unas escaleras... Unas inclinadas escaleras que culminaban en una planta todavía más alta. En esta ocasión, una terraza bastante perjudicada y sin ningún tipo de protección se alzaba ante nosotros, incluyendo un par de estancias más... Una de ellas totalmente pintada de rosa y repleta de pintadas a pulso de Alpino: dibujos, nombres, mensajes de amor y algunos más cómicos cubren las cuatro paredes... En las fotografías que os traigo es posible distinguirlos bien:


Descendimos... Y lo hicimos tanto que parece que habíamos llegado hasta un sótano. La oscuridad reinaban en esta especie de subterráneo, donde sólo el flash iba indicándonos el camino a seguir... Lo primero que encontramos, fue una cocina... Sí, otra cocina, pero mucho más descuidada que la anterior, al igual que todo lo que nos rodeaba: se notaba que habíamos accedido a una vivienda diferente a la primera. De hecho, si seguíamos avanzando, podíamos comprobar cómo todo a nuestro alrededor estaba repleto de montones de ropa usada... De hecho, y según nos íbamos desplazando, veíamos que hasta las losetas del suelo habían sido levantadas... 


Nuevamente en el exterior, rodeamos la casona hasta encontrar un nuevo hueco que fotografiar... Y lo encontramos: una nueva puerta nos da acceso a una vivienda diferente, esta vez, con un baño prefabricado justo a la entrada... Con cuatro desagües mal colocados, un par de paredes maltrechas y un agujero en el suelo, se "construyó" una nueva vivienda independiente en la que alojar a otra persona. En este caso, también podemos encontrar los restos de un sofá y de otra cocina, también construida posteriormente y de la que apenas quedan un par de muebles en pie, junto a una ventana por la que entra toda la luz... Al fondo de todo, encontramos un enorme patio por el que resultaba imposible caminar.


La última zona apenas pudimos fotografiarla desde lejos... Os preguntaréis por qué, pero la explicación es muy sencilla: alguien residía en la parte superior derecha de la casa. No escuchamos pasos, ni siquiera ruidos... Pero encontrar documentación personal, pasaportes y unos azulejos color blanco reluciente nos dio el STOP en nuestra exploración... Posiblemente esa tarde no hubiese nadie por allí (de un modo u otro hubiese hecho acto de presencia), pero a nadie le gusta encontrar a gente dando vueltas por su vivienda... Cada cual, la que pueda tener.


Por tanto, no quedó otra opción que regresar a casa... No sin antes tomar fotografías utilizando filtros y obteniendo resultados de lo más interesante...

No hay comentarios:

Publicar un comentario