martes, 4 de noviembre de 2014

La Vieja Piscina Olímpica

"Un lugar apasionante al alcance de todos los públicos" 

Quizá sea esa la frase que mejor describe lo que hoy quiero mostrar... O, más bien, demostrar: demostrar que el paso del tiempo y el arte callejero han creado un espacio singular, digno de ser fotografiado, en medio de un casco urbano y totalmente accesible. Su ubicación en primera línea de playa no hace sino mejorar mi crítica y, por supuesto, las vistas que, desde aquel promontorio, pueden contemplarse. He querido bautizar semejante hallazgo haciendo hincapié sobre sus principales características, concluyendo que se trata de una Vieja Piscina Olímpica o, al menos, los restos de lo que en su día fue un polideportivo con multitud de comodidades que iremos mencionando a lo largo de la descripción. 


Localicé este diamante a través una serie de fotografías que me hicieron llegar... Sólo hizo falta corroborar algunos datos para saber que estaba en lo cierto y poner rumbo hasta allí. Ubicada en primera línea de playa en una muy conocida localidad costera, este genial conjunto deportivo más propio de gente pudiente lleva más de 20 años abandonado a su suerte... Fue construido en una especie de colina y, desde su enorme y profunda piscina olímpica, uno puede dejarse llevar por los hermosos sonidos del mar y por unas visitas inigualables. 


Acceder al interior del recinto no es complicado: a pesar de que han sellado algunos de los antiguos accesos y de que las enormes rejas permanecen cerradas a cal y canto, los muros son lo suficientemente bajos como para ser cruzados fácilmente. Ya desde el exterior, uno puede comprobar cómo el recinto ofrecía servicios tales como gimnasio, sauna, restaurante, pistas de tenis o la propia piscina olímpica, que es básicamente lo que estábamos deseando ver esa tarde. Teniendo en cuenta la proximidad de varias urbanizaciones, muy curioso resulta el hecho de que estos terrenos no hayan sido vendidos a alguna finalidad urbanística a algún constructor... ¡Así de valioso debe ser que nadie osa en invertir! Eso o, simplemente, la crisis económica impediría que esos apartamentos se vendieran teniendo en cuenta su verdadero valor... 


Una vez en el interior, nos dirigimos directamente hacia la vieja piscina olímpica. Para ello, tuvimos que toparnos de bruces con la entrada a los vestuarios subterráneos, actualmente, devorados por la naturaleza: enormes y puntiagudos restos de maleza seca cubren por completo las escaleras de acceso, posiblemente, colocados de manera intencionada por alguien para evitar que la gente se colara en un lugar tan oscuro como peligroso. Teníamos muchas ganas de perdernos en las entrañas de esta construcción, pero debíamos continuar reconociendo el terreno y tomando fotografías... ¡Un hermoso atardecer pedía a gritos un poco de atención! Y, por supuesto, se la dimos... 


La enorme piscina olímpica ocupaba gran parte del recinto... ¡Era enorme y, además, profunda! En la actualidad, luce vacía, sin una sola gota de agua pero con mucha personalidad... Los grafittis cubren toda su superficie, siendo algunos de ellos verdaderas obras de arte. Diversos matorrales han crecido sorteando los restos de gresite, que se amontonan junto a más escombros y montones de hojas secas... Lo que queda del antiguo trampolín aguanta encastrado en el suelo, resistiendo el paso del tiempo y los ataques de los vándalos, luciendo todo tipo de colores de pintura permanente... 


Antes de descender de la colina (la piscina se ubica encima del resto de servicios), encontramos la famosa pista de tenis... Abandonada y olvidada. Para acceder a ella se hace necesario tomar unas pequeñas escaleras bastante perjudicadas, tanto como la pista en sí. No son sólo los grafittis: el fratasado del suelo, color verde oscuro, se ha convertido en el almacén de escombros, tanto del mismo recinto como de otros muchos. 


Por desgracia, el acceso a los vestuarios desde el otro lado también aparece tapiado: las escaleras de acceso estaban totalmente cerradas por montones de escombros y restos de matorral... Pero, como siempre sucede en estos casos, alguien ha sido mucho más inteligente y ha echado abajo uno de los muros laterales. ¿Resultado? Un acceso oscuro pero totalmente abierto... A priori, parecía que la luz iba a colarse sin compasión por todos los agujeros posibles, generando efectos dignos de mención... Y sí, fue así, pero se hacía necesario moverse con linterna dadas las características de las destrozas. 


El diseño laberíntico de los vestuarios subterráneos resultaba asfixiante. Tras una amplia sala de acceso, un estrecho corredor repleto de recovecos y fríos habitáculos recorría la enorme piscina de lado a lado... La zona parece que todavía conserva la humedad y el helor de antaño, cuando tan sólo un muro separaba estas estancias de los litros y litros de agua de la piscina. Lo primero que uno se encuentra, además de escombros y pintadas, son los viejos depósitos de agua, todavía enteros a pesar de haber transcurrido más de 20 años desde que nadie osara a tomar un baño... 


Continuamos desplazándonos a través del corredor, distinguiendo entre duchas, cuartos de baño y obstruidos desagües... Poco queda ya de todo eso salvo oscuridad y olvido. Mientras caminábamos, parecía que algo se movía a lo lejos... Enfocamos varias veces con nuestra linterna al fondo del pasillo, contra la pared final... También tomamos multitud de fotografías intentando captar ese algo que estaba llamando nuestra atención. Nos desplazamos lentamente hasta allí, recorriendo el pasillo muy despacio, pensando que podríamos estar acompañados por más gente y no habernos dado cuenta. 


Sin embargo, cuando llegamos al final del corredor, nada ni nadie, salvo nosotros, se encontraba allí. Revisamos minuciosamente el lugar: tan sólo los matorrales puntiagudos que cubrían el acceso por esa parte podían haberse movido por alguna ráfaga de viento... O, quizá, los pájaros que allí habitan y disponen sus nidos... ¿Se trataría de una especie de fenómeno paranormal? Volveremos para intentar averiguarlo, es demasiada la curiosidad que nos invade:


La noche cayó rápidamente fruto de los primeros acontecimientos otoñales, por lo que no fuimos capaces de localizar los antiguos vestuarios de la pista de tenis... Una completa pena, pues nos habían hablado maravillas: eran bastante pequeños pero conservaban muchos detalles curiosos. Por ese motivo, prometemos volver: confieso que el lugar me ha parecido de lo más interesante y sorprendente... ¿Quién sabe si puede albergar algún secreto que no hemos conseguido descifrar?

4 comentarios:

  1. muy buen reportaje. Conozco muy bien la zona porque he jugado en esas pistas de tenis cuando era pequeño, allá por 1986 . Entonces ya estaba abandonado el recinto y , desde luego, nunca fue tan valiente como para aventurarme como vosotros dentro de los recovecos de la instalación.
    Desconozco cómo es posible que haya sobrevivido a la especulación de los años de la burbuja inmobiliaria. Seguro que no fue porque sea muy caro , algo más tiene que haber , como que en ese suelo, en el PGOU esté únicamente para dotación de servicios y , claro !, en la zona más 'pija' de Santa Pola, donde cada uno tiene , al menos, una piscina ... el negocio no promete ser rentable (si nolo fue en el pasado, difícil ahora ...).
    Otro sitio que tiene mil escondites y secretos es el Hotel de Arenales del Sol, al que tampoco nunca me he atrevido a entrar. Ahí te lo dejo como sugerencia ...

    te felicito por el blog... con mucho gusto, el título y los reports ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario, Juan Manuel, :) Un placer para nosotros encontrar nuevos lectores que valoran el patrimonio de la misma forma. Todavía recordamos aquella tarde otoñal en la que decidimos "sumergirnos" en aquellas piscinas abandonadas, repletas de color, desde las que se pueden contemplar unas vistas inigualables, con la pena de que parece que nunca vayan a poder recuperar su actividad.

      ¿Te contamos un secreto? También nos hemos adentrado en ese lugar... En ese Hotel Olvidado. Hemos pasado días y noches enteras perdidos en otra época, hasta obtener todo aquello que hoy mostramos:

      http://excursionesparanormales.blogspot.com.es/2014/11/el-hotel-olvidado-alicante.html

      http://excursionesparanormales.blogspot.com.es/2014/12/el-hotel-olvidado-las-verdaderas.html

      Esperamos que disfrutes la lectura... No han sido pocos los artículos que nos han publicado en distintos medios acerca de esta joya que, por desgracia, parece que nunca volverá a ser lo que en su día fue.

      Muchas gracias y esperamos que regreses a menudo, :)

      Eliminar
  2. Muchas gracias por esta reportaje. Conozco la picina tambien viva, al que voy asanta pola en mis vacaciones desde unos 40 años.
    En contrario de hoteles este terreno siempre ha tenido un aire de propiedad de todos; cuando veo este lugar perdido todavia puedo oir los gritos de los niños jugando.
    Habiendo supervivido la burbuja inmobiliaria sin Embargo del estado da la espernaza a encontrar una vida nueva en algun tiempo.
    o quizas encontrar de nuevo un parte de mi juventud perdido ja desde muchisimo tiempo...

    Rainer (desde Alemania)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá no dentro de muchos años podamos volver a escuchar los gritos de todos esos niños jugando: eso significará que la Vieja Piscina Olímpica ha sobrevivido de verdad y ya no sólo eso, sino que ha resurgido de sus cenizas.

      ¡Un abrazo desde España!

      Eliminar