lunes, 12 de octubre de 2015

La Cuesta Mágica de Crevillente

¿Nunca habéis pensado que, en algunas situaciones, el mundo gira al revés? ¿Que es totalmente incompatible lo que sucede con lo que, en realidad, debería suceder? Sed sinceros y pensad cuántas veces se os ha pasado esa idea por la cabeza... De hecho, hay ciertos lugares repartidos por este amplio mundo en los que parece que el tiempo se para, que las agujas del reloj giran en sentido contrario y que, en definitiva, las cosas suceden al contrario de como nuestra cabeza nos dice que deberían ser. Hoy nos movemos cerca de casa, en concreto, hasta la más que conocida Cuesta Mágica de Crevillente (Alicante), un lugar conocido a nivel nacional e internacional por su curiosa forma de regalarnos unos momentos increíbles.


Hasta este lugar han llegado investigadores de todo el mundo, programas de televisión archiconocidos... Siempre con una única finalidad: dar explicación a un fenómeno que, incluso hoy en día, mantiene en vilo a la mayoría de los que lo conocen. En esta pendiente, los vehículos en punto puerto, en lugar de bajar... ¡Suben! Curioso, ¿verdad? Sobre todo para todos los que vivimos cerca y que, en nuestra juventud, hemos osado a acercarnos hasta este lugar, bien sea en coche, en moto o en bicicleta, sólo para disfrutar de aproximadamente 20 metros de contradicciones.


Aquella tarde, las amenazas de lluvia se transformaron en realidad, sorprendiéndonos en el ascenso de aquella carretera que tan bien conocíamos, en forma de un cielo oscuro y de una brisa que mojaba. Un par de rayos de sol trataban de asomar tímidamente tras los negros nubarrones, y apenas dejaban distinguir la vegetación de las montañas del fondo de aquel verde paraje. De hecho, y como si ya estuviese pensado, justo al inicio de aquel tramo, a la derecha, un pequeño hueco en el que cabe un vehículo nos permite bajar y acercarnos físicamente a nuestro objetivo... Así como echar algunas fotos.


Toda aquella nubosidad esponjosa estaba a punto de descargar toda su furia sobre nosotros, pero ello no impidió que nuestra cámara reflejase el momento... Por suerte, aquella tarde, la carretera apenas estaba poco concurrida, pudiendo haber pasado un par de vehículos y ciclistas. Todas las hipótesis se ciñen en torno a dos aspectos: bien nos hallamos ante un importante campo magnético, bien se trata de un efecto óptico provocado por su peculiar situación geográfica.


Si nos centramos en la hipótesis magnética, podríamos afirmar que existen muchos lugares en los que la distribución de la tierra circundante produce una curiosa ilusión óptica: una muy ligera pendiente hacia abajo parece ser una ardua pendiente hacia arriba. ¡A veces, incluso los ríos parecen fluir contra la gravedad! Por supuesto, esta hipótesis también está muy relacionada con la segunda, en la que un efecto óptico provocado por el entorno (en este caso, la ubicación entre montañas, el juego de luces, etc.), pueden provocar que todo fluya en sentido contrario al esperado.


En realidad, nos hallamos ante un curioso efecto óptico, que incluso se puede valorar en persona, con la típica aplicación de nivel de vuestros smartphone. Evidentemente, realizamos todos los experimentos posibles, siendo el primero de ellos el colocar el vehículo en punto muerto hasta dejarnos arrastrar por lo desconocido. ¡Y sí, así fue! El coche se desplazaba en el sentido contrario al previsto, poco a poco, hasta coger la inercia propia de la velocidad... ¡Qué sensación aquélla! Y, sobre todo, qué sensación la de ver las gotas de lluvia que iban subiendo... ¡O bajando, según la perspectiva! Lágrimas de agua que se desplazaban a la vez que provocaban nuestra contradicción. ¡Qué efecto tan curioso!


Nuestro recorrido, aquella tarde, no acabó ahí... En unos días, veréis dónde nos llevó la lluvia, pocos minutos después... ¡Sed pacientes!

6 comentarios:

  1. En serioooo¿?¿?¿? :O hay que ir jejejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es increíble el efecto, Miguel! ¡Tienes que verlo y sentirlo!

      Eliminar
  2. Si le pasa eso a alguien bajo los efectos del alcohol o drogas dirá: -¡Vaya pelotazo llevo!- Je,je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y sin esos efectos! Si no conoces el sitio... ¡Piensas que llevas un pelotazo seguro!

      Eliminar
  3. Comente a un amigo de ir por que yo hace años fui con mis padres pero no me acuerdo bien donde esta si pudieses decirme donde esta o me pasas la dirección o cordécadas con el Google maps te lo agradecería gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escríbenos a excursionesparanormales@gmail.com y te indicamos cómo llegar hasta esta carretera, :)

      Eliminar